jueves, 4 de agosto de 2011

Amy Winehouse: nueva víctima, pero no la última

(Por Daniel Alejandro Benítez Quiñones, AIN)  

Amy Winehouse volvió a ser noticia y portada en casi todos los diarios del mundo. Primero, fueron sus discos; luego, sus problemas con la droga y ahora, su muerte, a los 27 años de edad.

Nadie lo esperaba, pues a pesar de los escándalos en sus últimos conciertos y la suspensión de su gira, muy pocos pensaban que su final estaba tan cerca; muchos creían en la recuperación de la ganadora de cinco Grammy por su disco Back to Black.

Dueña de una poderosa voz, que se movía con soltura entre el soul, el jazz, el rhythm and blues y el rock and roll, la Winehouse no supo mantenerse alejada de los estupefacientes y tampoco de los escándalos de la prensa rosa y de tabloide, muy común en Inglaterra.

Pese a solo tener dos producciones discográficas, su extravagante manera de vestirse, su proyección en escena y fuera de ella, la convirtieron enseguida en icono de los medios de comunicación, los cuales siguieron al dedillo cada recaída, sus problemas conyugales y locuras.

Así, con tan solo 27 años ya parecía estrella en declive, producto que de tanto rodar había perdido su hermoso empaque y mostraba su rostro más terrible, el de una muchacha atrapada por las drogas.

Su fallecimiento, del cual todavía no se conocen las causas exactas, sirve para mover las conciencias para ver, hablar y discutir sobre la drogadicción, asunto que se encargan muy bien de ocultar las discográficas y grandes trasnacionales de la información.


La familia de Amy pidió a las autoridades británicas ayuda para poner en marcha una Fundación dedicada a la rehabilitación de jóvenes con problemas de adicción a las drogas que lleve el nombre de la cantante, noble iniciativa que permitirá tratar los daños de este flagelo.

La lucha tiene que ser de todos, el propio padre, Mitch Winehouse, según declaraciones publicadas por EFE, denunció que el único centro de rehabilitación para menores del Reino Unido cerró el año pasado aunque, dijo, había apreciado \"voluntad\" del gobierno para que las cosas mejoren.

Ojalá esto suceda, el caso de Amy no es el primero y por desgracia no será el último, pero por lo menos hace volver la mirada sobre este tema del cual se cuidan mucho quienes ganan dinero a costa del talento de los artistas.

Las drogas nunca han sido la solución a los problemas de la realidad, para algunos, solo escape momentáneo; viaje con regreso demasiado incierto; que quizás, como le pasó a Amy, nunca tenga boleto de retorno.

Los discos de la Winehouse vuelven a estar de nuevo entre los más vendidos y solicitados; es noticia en las redes sociales. sin embargo, a diferencia de hace cinco años, no podrá disfrutar de su éxito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...