jueves, 28 de julio de 2011

Langostas que matan


A miles de aficionados se le hacía agua la boca  cuando se echaron al mar para aprovechar las 48 horas al año que, desde la  noche del miércoles, les permiten atrapar langostas en Florida (sureste de  Estados Unidos): una pasión con riesgos para los golosos de estos crustáceos.

 Estas horas de pesca, que van desde la medianoche del 27 de julio hasta la  medianoche del 28, ofrecen a los aficionados la oportunidad de salir a recoger  hasta 12 langostas por persona por día, antes de que los pescadores comerciales  inicien su temporada.

 Pero el frenesí tiene sus riesgos. Pocas horas después de haber empezado la  "minitemporada" de langostas, un turista estadounidense de 54 años murió  buceando en aguas de los cayos de Tarvernier (100 km al suroeste de Miami  Beach) cuando junto a su hijo buscaba estos crustáceos, indicó la policía del  condado de Monroe, en los cayos.


 Con una licencia especial para pescar y maniobrar sus lanchas, familias  enteras se echan al mar con lamparitas especiales y banderines para dar con  estos frutos de mar con el mero objetivo de comérselos, un evento que se  realiza antes del inicio de la temporada comercial oficial de la pesca de  langostas, entre el 6 de agosto y el 31 de marzo.

 "La gente por lo general busca las langostas para comérselas, pero hay  muchos riesgos, y este año hay vientos que pueden traer corrientes marinas  traicioneras", explicó a la AFP, George Pino, portavoz de la Comisión de Pesca  y Vida Silvestre de Florida (FWC).

 La "minitemporada" se realiza siempre los últimos miércoles y jueves del  mes de julio y con frecuencia es un festín naútico que se sale de control.       

"Desafortunadamente solemos tener muertos, heridos, lanchas que se vuelcan  o personas que no toman las precauciones adecuadas y son atropelladas por otras  lanchas mientras bucean", dijo Pino.

 En el embarcardero de la marina de Crandon Park, en Key Biscayne -a pocos  minutos del centro de Miami-, Thomas Edwards, un estudiante universitario de 21  años, puso fin a su faena con seis langostas en su poder, que un tiburón estuvo  cerca de arrebatárselas.

 "Pasé muy cerca de un tiburón. Era grande, me podría haber comido", dijo a  la AFP mientras enseñaba los frutos dotados de cinco pares de patas que sacó  tras sus horas nocturnas en la bahía.

 Edwards contó que le cortó una antena a una langosta para tratar de  mantener alejado al tiburón, en incluso "intentar clavársela si fuera  necesario", dijo riéndose mientras se alistaba para quitarle el caparazón a lo  que había pescado, y guardaba la carne blanca en una bolsa con hielo.

 Mar adentro, Alex Matos, un pescador cubano con ocho langostas en la  lancha, afirmaba: "Esto está muy divertido, hay muchas langostas, pero el mar  está muy movido, vamos a salir y volver mañana. Queremos atrapar más y preparar  una buena enchilada de langosta, bien cubana".

 Un grupo de una docena de personas pescaban juntos en dos lanchas, mientras  en cubierta los esperaban con cervezas, para luego continuar la faena bajo el  mar.

 "Ya tenemos unas 100 langostas, vinimos muy temprano y estamos por irnos",  dijo Christina Vega, mientras mostraba orgullosa sus crustáceos decápodos.

 "Yo tengo siete años viniendo y con esto se pasa tanto trabajo que ni loco  las vendo, eso es para comérselo todo uno solo", contó Carlos Aspuro, un  estudiante de enfermería de 19 años que junto con su tío quería "ser de los  primeros" en la bahía de Biscayne.

 Aspuro, como la mayoría de los aficionados, lleva unas linternas, algún  banderín para identificar el espacio donde bucea a puro pulmón e n busca de su  presa, y unas reglas de medición de langostas, puesto que la ley establece que  no pueden sacar del mar los crustáceos que midan menos de 7,6 centímetros.

 "Si violas las leyes porque pescas más de la cantidad autorizada, o más  pequeñas de lo que dice la regla, te hacen pagar multas muy altas, te pueden  hasta deportar o quitar la lancha", advierte Aspuro.

 Según la FWC, las multas empiezan en 500 dólares y dependiendo del delito  las penas conllevan seis meses de cárcel, retiro de licencia de pesca, entre  otros castigos.

 "Yo tengo tres años viniendo con mi hija por hobby y porque las langostas  son muy buenas", reveló Carlos Londoño, un camionero de origen colombiano de 50  años, a quien, como a muchos, le brillan los ojos y se le hace agua la boca  antes de entrar al mar para atrapar su plato favorito.

 
AFP  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...